La transmutación de la materia: Aidee de León


En su obra reciente, Aidee de León (Ciudad de México, 1979) reflexiona sobre el ser a través de la materia pictórica en movimiento.

FLUIR
Más que nunca, mi obra reciente es vivencial, ya que tuve una pérdida muy importante en mi vida, mi amada bebé Luna. Llegué a tocar el otro extremo de lo que conocía como realidad, y gracias a un proceso terapéutico logré salir de la crisis tras entender la idea de transmutación, que va más allá de un concepto de cambio. En su amplitud, conlleva la acción primordial de la existencia, de entender qué somos—seres espirituales compuestos de un interior tan infinito como la realidad exterior. Que el todo es un continuo fluir en donde se encuentra el mundo de las formas (el nuestro físico) y las dimensiones de lo informe.


TRANSMUTACIÓN
En esta serie de piezas, el tema de fondo es la transmutación de todo al todo en infinito. Antes trabajé la materia tangible; ahora, la intangible. Las composiciones reflejan el estado creativo del presente donde se unen la razón, lo sensorial, emocional e intuitivo. Donde el tiempo del reloj no existe.

KANDINSKY, ROTHKO, MOTHERWELL
Me considero una artista posmoderna, porque en este mundo de la información, la percepción y el sentir, me identifico con la estrategia de la evocación de ideas o aplicaciones de otros artistas. Creo que hay una riqueza mayor si las digiero y genero pintura propia. Por ejemplo, tengo una afinidad profunda con el magnífico pintor ruso Wassily Kandinsky (1866-1944), quien fue el primero en hablar de espiritualidad en la pintura. En su libro Sobre lo espiritual en el arte (1913) formuló la idea de una pintura autónoma, liberada del objeto que describe. Mi interés se encuentra en su última etapa, donde su ser y su razón generan vida pictórica. A mi consideración, de la mejor pintura en la historia del arte. Respecto a Rothko y Motherwell, en su obra hay más muerte que vida. Rothko llegó al extremo tanto en su pintura como al final de su vida, pero no me interesa la tragedia de sus pinturas negras. Lo que retomo es el recurso de la transparencia, como una alusión a la espiritualidad que le interesó en la etapa que lo ubicó dentro de la historia del arte. Me interesa cómo genera esa vibración del color por sobreposición transparente, cómo transmite ese sentir por medio de recuadros de color. En el caso de Motherwell, me apropio de la iconicidad que le dio al color negro en sus elegías. La elegía es la materia negra que sostiene el universo y complementa el resto de las emociones.


KANAZAWA
En el campo de la abstracción, no me parecía coherente emplear la perspectiva porque imita el espacio real. En esta búsqueda por generar una espacialidad en lo no representable, estudié la pintura japonesa. Afortunadamente, me fue posible acudir a una estancia en Kanazawa, donde pude ver de cerca pintura, grabado, caligrafía, etc. Así noté e incorporé a mi trabajo una espacialidad por jerarquías de escala, y mayor cantidad de colores planos en las composiciones.


SEFCHOVICH, FROMM, SCHELLING
El trasfondo teórico de este proyecto se conformó con la ayuda de autores como Sara Sefchovich, quien despliega un entendimiento por el ser desde la mujer en vastas reflexiones de conciencia. De Erich Fromm, me quedé con sus posibilidades de expansión del ser en lo emocional, intelectual y sensitivo. Gandhi como ejemplo de vida—de las más grandes posibilidades del ser en el mundo de las formas—menciona una frase que me activa y provoca la necesidad de contestarla de forma individual: “Hay dos momentos importantes en la vida, cuando se nace y cuando se encuentra el sentido de la existencia." También retomé algunas reflexiones de Friedrich Schelling, quien menciona que el ser es visto como la voluntad que se contempla a sí misma en la libertad total. En cuanto a la idea de libertad, también revisé los textos de Nelson Mandela durante su estancia en prisión, donde destaca que no estaba preso: su ser era más libre que las personas que lo tenían encarcelado.

PROCESOS CREATIVOS
Mis procesos han sido variados desde que comencé en la pintura. Los últimos habían sido intereses teóricos y de artistas o períodos artísticos en concreto. En función de ello acudía a las fuentes y planeaba viajes que enriquecían el objetivo primario. Durante este proceso de investigación, hacía registros fotográficos y, a veces, empleaba la computadora para resolver o generar piezas específicas.

Nunca concebí la tragedia como detonador de un proceso creativo, ni que de la más profunda tristeza aprendiera muchas más cosas de lo que soy globalmente. Antes creía, como René Descartes, Pienso luego existo. Pero, ¿qué es existir? Cuando se ama, se imagina, se intuye, cuando se es generoso, se crea, se vive una obra de arte, hay una conciencia superior a la razón. En todo esto, el ser global está expresándose.

La transmutación de la materia se inaugura el próximo 1o de Diciembre en Lux Perpetua Art Centre.



Todas las imágenes: Cortesía Lux Perpetua
La transmutación de la materia n. 9 (2016), acrílico y óleo/tela, 100 x 150 cm
La transmutación de la materia n. 4 (2016), acrílico y óleo/tela, 150 x 150 cm
La transmutación de la materia n. 5 (2016), acrílico y óleo/tela, 150 x 150 cm