Hoy he vuelto a escribir I Roger Torres Agüero



A partir de un encuentro amoroso en redes sociales,

Roger Torres Agüero ha publicado una novela breve

donde reflexiona sobre el amor en tiempos de Facebook.

INICIOS

El libro surgió de una necesitad vital por escribir, siempre he tenido ese deseo fuerte de expresarme en palabras. Siempre hay algo que contar, ¿no?, de la forma que sea. A decir verdad, escribo desde los veinte años, cuando acabé el colegio. Antes, me orientaba más por las matemáticas, luego descubrí que me apasionaban las letras, la filosofía. Fui leyendo mucho hasta que empecé a escribir poemas. Considero que fue la mejor época, ya que uno es joven y tiene más entusiasmo. Pero dejé de hacerlo porque tuve un problema con mis archivos. Perdí fragmentos de unas y otras cosas, nada compacto, ninguna síntesis.

TRIBUTO

Tamara me impulsó a la escritura nuevamente, y mi mejor tributo fue dedicarle un libro. Cuando fui a visitarla a Uruguay, le entregué un ejemplar impreso de forma artesanal. Ella pensaba que era un título cualquiera, pero no, luego vio mi nombre. Fue una bonita sorpresa.

PROCESO

Ni bien saqué mi boleto de avión me puse a confeccionar la obra, y la terminé rápido, en tres meses. Fue un libro corto, ya tenía en mente publicarlo. Por ser el primero, imprimí unos cinco ejemplares sin edición. Luego decidí publicarlo formalmente. A principios de enero 2020 se imprimieron 500 ejemplares en el Fondo Editorial Cultura Peruana.

PLAN

Cuando escribo no tengo un plan, hay una etapa previa donde liberas algunas ideas, se abren panoramas o tienes reminiscencias de algo, intuiciones que atisbas difusamente. Creo que si uno supiera el resultado, perdería un poco el gusto. Se trata de disfrutar también. En mi caso, poco a poco se conforma un esquema y se va tejiendo la red para el producto final.

FILONOVELA

Siempre he sido multifacético: escribo ensayo, cuento, poesía. Me gusta combinar el espectro de la novela con el ensayo filosófico. Un poco al estilo de Unamuno y sus filonovelas. Más allá del hecho de que uno escribe para sí mismo, en este caso buscaba innovar. Sin embargo, la escritura es un trance místico en el que van saliendo varias cosas.


Lee nuestra reseña en ConejoBelga



FACEBOOK

Aunque conocí a Tamara en Facebook, nunca había sido un usuario fiel a las redes sociales. En este caso, teníamos intereses particulares, y nos tratamos. Al inicio, el único reto fue la distancia porque conexión siempre hubo. Le encanta la filosofía, y es buena lectora. Logré generar empatía con ella y el sentimiento se arraigó.

TECNOLOGÍA

Por supuesto que la tecnología está cambiando nuestra forma de relacionarnos, desde siempre, aunque se trasluzca mejor ahora viviendo la cuarentena. Sin plataformas digitales, no podríamos acceder a la comunicación instantánea, en tiempo real. En circunstancias críticas, de confinamiento por un virus, necesitamos una herramienta para seguir viviendo, sin la cual tal vez desapareceríamos.


FILOSOFÍA

No existe la verdad, y en efecto esta es la única verdad. Aparentemente es una aporía, una contradicción, sin embargo el libro explora la escisión entre lo verdadero y lo real, y cómo interactúa esta dicotomía en el mundo. Todo mundo desea la verdad, y descuida la realidad, o al revés.

Por otro lado, no existe un argumento, una ideología, una afirmación absoluta. La gente que cree tener la razón puede estar equivocada. Nada es, todo existe, creamos a partir de cero. Lo anterior se relaciona con temas ontológicos, del ser y la nada. Hay aquí planteamientos de Jaspers y Heidegger. Y también me recuerda lo que decía Borges, que el arte entreteje naderías.

A Platón lo leí cuando era adolescente, con un pensamiento mucho más idealista. Considero que cada autor influye de distinta manera en lo que somos. Al final, todo lo que pasa por tu vida tiene que ser cribado y pasar por un proceso de selección, y te sirve, quieras o no, en el desarrollo de tus escritos.


LENGUAJE

Lo mío es la novela filosófica, me interesa abordar ese camino. Pude haber dicho con otro lenguaje lo que está en el libro, pero en el momento de la escritura fue lo que emanó, lo que pude sentir y transmitir. En la escritura creativa no hay reglas; tú decides lo que consideres pertinente o no para tu relato.


REGALO

En cuanto a difusión, a todos nos tomó por sorpresa lo del Covid19, y este año el objetivo principal es la lucha contra la pandemia. El arte no tiene un carácter urgente o esencial. La cultura es un vano oficio, decía Borges, pero creo que es una contribución al mundo. Un regalo, más allá de cualquier cosa, ¿no?


Roger Torres Agüero es ingeniero graduado en

Recursos Hídricos por la Universidad Agraria La Molina.

Hoy he vuelto a escribir es su primera novela publicada.

Vive en Lima, Perú.

Instagram Facebook Fanpage



Disponible en Amazon


Edición de textos: Christian Núñez Imágenes: Joana Kosinska + Roger Torres Agüero